Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. OK | Más información
Página de inicio | Libro de visitas | Mapa del sitio | Sobre la web | Política de cookies

Cuidar las Cambrias

Detalle de una flor Cambria:

1- Introducción

Lo más curioso de este género denominado Cambria es que no existen de forma natural en ningún punto de nuestro planeta. De hecho se trata de una planta creada artificialmente a partir de híbridos principalmente de Odontoglossum pero también de Miltonia, Oncidium y otras menos conocidas.

El resultado de todo ello son plantas con flores de una variedad y belleza extraordinarias y que poseen las características de las plantas madre que se cruzaron. Dado que los híbridos de este género son muchos y de diferentes orquídeas es complicado determinar exactamente las necesidades de cada una de ellas a pesar de compartir un mismo nombre (Cambria). En este espacio intentaremos dar algunos consejos generales.

Las Cambrias son después de las phalaenopsis las orquídeas más comercializadas y vendidas en sus diferentes variedades.

  En esta foto puede observarse una planta Cambria en una de sus especies más conocidas. Puede ver más detalles pasando el cursor por encima de la foto.

2- Orígenes

Ya hemos comentado que estas plantas se han creado a través de cruces artificiales y su origen no se encuentra pues en un hábitat natural concreto. No obstante, las plantas Odontoglossum utilizadas en muchas de las hibridaciones son originarias de las altas selvas de América Central y meridional, por lo que muchas de estas plantas necesitaran condiciones ambientales de alta humedad y ventilación.

La primera planta la creó el belga Charles Vuylsteka alrededor de 1.930 bajo el nombre de Vuylstekeara Cambria que daría nombre genérico a todas las que le siguieron. Esta primera planta nació de la hibridación de una odontoglossum.

3- La planta

Se trata de plantas epífitas que desarrollan pseudobulbos en su base de diferente grosor o anchura y a partir de los cuales se desarrollan unas hojas alargadas.

Las varas florales surgen de la base de los pseudobulbos y se erigen (según híbrido) en forma simple o ramificada.

Las flores pueden tener diferentes formas y tamaños (redondeadas, en forma de estrella, etc.). Los colores son también muy variados y destacan las que presentan un jaspeado o combinación de manchas de colores en los que predominan el rojo, amarillo, marrón, rosa y también el blanco.

Como sucede en la mayoría de las flores de las orquídeas, las flores de una Cambria pueden mantenerse en la planta en condiciones óptimas durante períodos largos de tiempo (varias semanas).

Las raíces de esta planta son más delicadas y frágiles que la mayoría de las raíces de otras orquídeas por lo que hay que tener especial cuidado con el manejo de la planta.

4- Cuidados básicos

Los cuidados básicos se centran en varios aspectos fundamentales:

1º- Luz.

Evitar siempre el sol directo. Estas plantas prefieren una situación de sombra pero con suficiente luz indirecta.
Podemos saber si la planta recibe un nivel de luz adecuado observando la coloración de las hojas. Hojas de un color verde fuerte o intenso son síntoma de poca luz. Si el color se torna rojizo puede deberse a un exceso de luz o exposición directa al sol en algún momento. Las condiciones óptimas de luz proporcionan a las hojas un color verde intermedio. Comentar también que un exceso de luz suele provocar un retardo en la floración.

2º- Temperatura y Humedad

En general estas plantas requieren unas condiciones propias de lo que se denomina “invernadero frio”, es decir, temperaturas de 8 a 10ºC mínimo durante la noche en invierno y un máximo de 24 a 28º C en verano. Difícilmente aguantan temperaturas excesivamente cálidas (superiores a 30º). De todas formas hay híbridos que son mucho más tolerantes y en cierta medida se han habituado a situaciones más extremas.

Necesitan también unas buenas condiciones de renovación del aire evitando las corrientes de aire.

La humedad debe mantenerse por encima del 40% de forma preferentemente constante alrededor de la planta. A tal efecto y según condiciones deberemos proceder a utilizar humidificadores o pulverizaciones regulares. Mejor hacerlo por la mañana o a primera hora de la tarde para permitir que se sequen las hojas de la planta antes de la noche. De no ser así podríamos favorecer la aparición de enfermedades (hongos, bacterias, etc.). A mayor temperatura debemos incrementar el valor de la humedad ambiental


3º- Riegos

Las Cambrias soportan mal un riego inadecuado. Si no se riegan con cierta frecuencia las hojas pueden arrugarse. Podemos hacerlo mediante inmersión de la maceta en un recipiente con agua blanda y a temperatura ambiente por un tiempo de 10 minutos. En verano con una frecuencia de una vez cada 5 a 7 días y en invierno de 7 a 10 días. Después dejar escurrir bien la maceta y evitar encharcamientos en el substrato.

La frecuencia de los riegos depende pues de la época del año, ciclo de la planta y tipo de substrato y recipiente. La norma general es evitar que las raíces se queden completamente secas en algún momento para evitar el deterioramiento de la planta (hojas o pseudobulbos arrugados) pero hay que dejar un espacio de tiempo entre riego y riego. En verano los riegos deben ser más frecuentes y a mayor temperatura deberemos proporcionar también una humedad ambiental superior.

Es fundamental no utilizar agua del grifo. Las aguas corrientes, normalmente con gran dureza y contenido de minerales no son idóneas para estas plantas. Hay que utilizar agua mineral o agua tratada con filtros adecuados (ósmosis inversa) .

También son importantes los riegos efectuados mediante vaporizadores sobre las raíces aéreas y hojas, evitando el encharcamiento. Este tipo de riegos deben ser más abundantes en la época de calor (verano) dado que hay mayor pérdida de agua.

4º- Nutrientes

Utilizar solo abonos especiales para orquídeas y seguir las instrucciones del producto. En general, necesitaremos abonar más regularmente en los períodos previos a la floración (normalmente a finales de invierno o principios de primavera en nuestro clima mediterráneo). Aconsejamos también utilizar abonos foliares mezclados en el agua de vaporización ya que tanto las raíces aéreas como las hojas pueden asimilarlos y contribuirá al buen estado general de la planta.

5º- Otras cuestiones a tener en cuenta

Tener en cuenta también que especialmente las Cambria, al igual que ocurre con la mayoría de orquídeas, no soportan estar en lugares muy cargados (poco oxígeno o humo de tabaco u otros contaminantes). Tampoco toleran las corrientes de aire directas aunque sí una cierta renovación del ambiente (aireación de la estancia).

6º- Trasplante: Cambios de substrato

Aconsejamos los cambios sólo en aquellos casos que hemos tenido una infestación de bacterias u hongos en las raíces o en aquellos casos en los que la planta ha crecido y realmente las raíces necesita más espacio.
Estos cambios deben producirse en el período de reposo de la planta. Nunca durante la floración. Utilizaremos preparados de substrato especiales para orquídeas y de fácil adquisición en cualquier centro de jardinería. Evitar el abono en el período posterior al trasplante y excesos de riego. Mantener la temperatura sin muchos cambios y alejarla de una excesiva luz. La planta necesitará unos días para reponerse de las pequeñas cicatrices provocadas en las raíces y otras partes. Estar atentos a posibles infestaciones y extremar las medidas higiénicas.

7- Enfermedades y Plagas

Recomendamos visitar nuestra página: Controlar enfermedades para conocer cuáles son las principales causas de enfermedad en nuestras phalaenopsis y la forma de controlarlas.

Imágenes de diferentes orquídeas Cambria:

5- Cuadro de necesidades básicas:

Condiciones: Datos: Observaciones:
Temperatura La temperatura ideal es una mínimo de 9-10ºC. noche en invierno a 24-28ºC. diurnos en verano. Si la temperatura aumenta (+28-30º) deberemos aumentar nivel de humedad para que la plante la tolere mejor. Necesitaremos una ligera diferencia de temperatura entre el día y la noche para favorecer la floración (al menos de 7 u 8 grados).
Humedad La humedad óptima es del 60 al 70% ajustándola a la temperatura. Más calor mayor humedad necesaria. En invierno o período de reposo podemos bajar el nivel de humedad (50%).
Luz Necesita ambientes sombreados evitando la luz del sol directa. En el período de reposo colocarla en un lugar sombreado evitando la oscuridad.
Abono Añadir fertilizantes para orquídeas en el agua que utilicemos para su riego en el período vegetativo (primavera-verano). En invierno (período de reposo) distanciar los abonos.
Substrato Podemos instalarlas en pequeños recipientes con un substrato especial para orquídeas y que tenga una alta capacidad de filtrar el agua (turba, corteza de pino, etc.). Trasplantar sólo por enfermedad de las raices o cuando la planta realmente no puede seguir creciendo.
Otros Necesita una buena ventilación pero hay que evitar corrientes de aire directas sobre la planta. No es una planta especialmente delicada si somos capaces de proporcionarle las condiciones que necesita. Evitar lugares contaminados con humo o gases orgánicos de cualquier tipo.

Ver otros géneros de orquídeas:

Las Phalaenopsis Las Dedrobium Las Cymbidium Las Cattelya Las Vanda
Las Cambrias Las Oncidium Las Brassia Las Zygopetalum Las Epidendrum
Las Miltonia Las Paphiopedilum      
     

Más información cuidados orquídeas:

Patrocinadores:

Compre y regale sus orquídeas on-line:

Si lo desea, puede valorar esta página clickando en este icono.

  © 2014 - orquideasweb.com. Todos los derechos reservados.